Cómo hacer unas orejas de conejo con fieltro

orejas de conejo con fieltro

El fieltro es uno de los materiales más fáciles de emplear y de más bajo costo, a la hora de decidirnos por hacer un disfraz casero. Con niños pequeños y los tiempos de economía estrecha, lo mejor es ser tan creativas como podamos. Cuando se trata de niños, siempre hay mil pretextos para que requieran un disfraz. Tienen que participar en los actos del colegio, celebran carnaval y muchas fiestas más, les invitan a fiestas temáticas de los amiguitos y siempre hay que ocuparse de su disfraz.

Pero también es cierto que cuando son pequeños y para esos pequeños eventos, es fácil y tampoco se requieren disfraces elaborados y costos, basta con hacer un disfraz casero para la niña o el niño, que no resulte caro y no resulte complicado. Quizá estás pensando ya en uno, he aquí un consejo, un disfraz de conejo. Siempre puedes aprovechar un pijama rosa para ella, gris para él,  y con unas pequeñas aplicaciones de fieltro en las mangas y una cola de peluche, tendrás ya lo básico.

Continuar leyendo «Cómo hacer unas orejas de conejo con fieltro»

Cómo hacer un sombrero para fiestas

A la hora de pensar en disfraces podemos aprovechar todas las ideas de disfraces que ya te hemos presentado en otros post, y claro siempre se necesitan, porque hay tantas fiestas de disfraces temáticas, y disfraces para toda ocasión que puedes aprovechar. Pero también es cierto que a veces no tenemos mucho tiempo o mucho dinero y nos falta un sombrero para nuestro disfraz, por lo que nos vemos privados del mismo desluciendo nuestro estupendo disfraz elegido.

Pues eso no va a volver a ocurrirte, si te aprovechas de nuestra sugerencia de hoy, sobre cómo hacer un sombrero para fiestas. Nada complicado y con los materiales tradicionales, te haces de un sombrero original y divertido, para los niños en casa. Y todos sabemos que los chicos siempre necesitan disfraces para los actos de la escuela, para lo días de fiesta como el carnaval, para el día de la madre, casi cualquier día nos sorprenden con la necesidad de un disfraz. También es cierto que no tenemos mucho dinero para tanto detalle y no por ello podemos dejarlo sin ello.

Continuar leyendo «Cómo hacer un sombrero para fiestas»

Un Halloween de miedo: Freddy Krueger

Hoy dejamos de lado los disfraces más clásicos, para lo que os remitimos a entradas anteriores, y os proponemos disfrazaros de Freddy Krueger.

Aunque supongo que todos vosotros sabréis perfectamente quién es este temible personaje, os lo presentaremos, por si hay alguno que anda despistado. Freddy Krueger es el protagonista de las películas tituladas «Pesadilla en Elm Street». Este terrible personaje entra en las pesadillas de los niños para asesinarlos y si lo consigue, estos seguirán muertos en la vida real. Espeluznante, ¿verdad?

Pues bien, si su definición os ha parecido lo suficientemente aterradora, podemos entrar ya en el tema de cómo realizar el disfraz de Freddy Krueger.

Como podéis observar en la foto, disfrazarse de este terrorífico personaje es muy fácil.

En primer lugar necesitaremos unos vaqueros, unos pantalones negros o similares. Básicamente, una parte de abajo que no llame mucho la atención.

En segundo lugar, una de las piezas claves; un jersey de rayas rojas y verdes. Nos vale también con rayas rojas y negras pero, a poder ser, debe ser de manga larga.

Además de eso, el segundo elemento clave será un guante con cuchillas. En general, este accesorio lo suelen tener en alguna tienda de disfraces, sin embargo, podemos hacerlo casero con un guante grueso (como los que se utilizan para trabajar en el jardín, por ejemplo) y una tiras de cartón forradas con papel de aluminio.

Por último, necesitaremos un sombrero negro. Al igual que con el jersey, aquí también hay restricciones; nada de gorros de lana o similares, debe ser lo más parecido posible al que podéis ver en la foto.

Finalmente, necesitaréis masilla de hacer heridas, que podréis encontrar también en alguna tienda de disfraz o de artículos de broma. Esta masilla nos permitirá simular ese aspecto de piel quemada que caracteriza a Freddy Krueger. Esta será, sin duda, la parte más difícil de todo el disfraz, pero si conseguís un buen maquillaje, sin duda, seréis las personas más horripilantes de toda la fiesta.

 

Un Halloween de miedo: esqueleto

Continuamos durante unos días más con los disfraces de Halloween que podéis poneros para dejar aterrados a todos los asistentes a vuestra fiesta.

La propuesta que os traemos hoy es el disfraz de esqueleto. Este disfraz, si queremos realizarlo en casa, requiere un poco más de tiempo y destreza que los anteriores, pero será fácil, no os preocupéis. En cualquier caso, como siempre os decimos, los más perezosos o los que no tengan tiempo suficiente, siempre pueden acudir a alguna tienda de disfraces. Todas las propuestas que os hemos hecho hasta ahora son lo suficientemente clásicas para que puedan ser adquiridas fácilmente en cualquier establecimiento de este tipo.

Empecemos, pues. Lo primero que necesitaremos para su confección es una tela negra. A diferencia de lo que os aconsejábamos en el disfraz de Drácula, ahora puede ser del tipo que queráis, todo depende de la temperatura que vaya a hacer y del dinero que os queráis gastar en el género. Lo único imprescindible es que sea negra.

Una vez conseguida la tela, tendremos que diseñar y coser nuestro traje. Éste puede ser una única pieza o, si os resulta más cómodo, una parte de arriba y unos pantalones. Eso sí, tanto para chico como para chica, quedará mejor si la parte de abajo son pantalones. Con falda el disfraz quedaría un poco raro, aunque…¡todo es cuestión de echarle imaginación!

Cuando ya tengamos nuestro traje negro, debemos conseguir los huesos. Esto podemos hacerlo de varias maneras:

  • Podemos hacer una plantilla con todos los huesos del cuerpo humano ( lo más importantes, ¡si no nos eternizaremos!) y con ella pintar de blanco las formas de los huesos sobre la tela. Si conseguís pintura que brille en la oscuridad seréis los reyes de la fiesta.
  • Dibujar las formas de los huesos en una tela blanca e ir cosiéndolas en el traje negro
  • Conseguir papel adhesivo blanco, utilizar la plantilla, recortar las formas resultantes y pegarlas sobre la tela.
Por último, es una buena opción crear un maquillaje acorde con el resto del disfraz. Una cara blanca con las cuencas de los ojos pintadas de negro y una boca simulando cuerdas que la cierran o dibujos de dientes nos proporcionará el aspecto aterrador que andábamos buscando.
Ahora, ¡a producir gritos de terror!

 

 

Un Halloween de miedo: diablo

Hoy, dentro de la serie que le estamos dedicando a los disfraces para Halloween, os proponemos otro clásico: el disfraz de diablo.

Este disfraz, al igual que otros que ya os hemos ido comentando, puede adaptarse a todas las edades y sexos. Así que, incluso, podréis ir toda la familia vestida de malvados diablos. Os daremos las pistas para realizar de forma sencilla este traje.

Los «ingredientes» básicos que necesitaréis son ropa en tonos rojos y negros, unos cuernos, una cola y un tridente. Con estos cuatro elementos ya podréis decir con toda la razón del mundo que vais vestidos de diablos.

Al igual que está abierto a distintas edades y sexos, también podéis abarcar un amplio abanico de prendas de ropa.

Por ejemplo, para mujer, podéis haceros con una falda de tul y una camiseta roja, aunque si queréis también podéis lucir cuerpazo con algún vestido apretado de este mismo color. También podéis combinar estas prendas con algunas de color negro. En otras palabras, ropa más o menos femenina, a poder ser con faldas y, sobre todo, de color rojo. En cuanto al calzado, podéis poneros cualquier tipo de zapato, evitando zapatillas de deporte o similares. Si tenéis algunos zapatos acabados en punta estaréis genial.

En el caso de los hombres es más sencillo. Se pueden vestir con cualquier pantalón negro y una camiseta o camisa roja. Si se tiene ninguna camisa roja a mano también podríamos utilizar una blanca y añadir algún toque rojo, como una corbata o una pajarita. En cuanto al calzado, sirve casi cualquiera, salvo zapatillas de deporte. Nadie se imagina al diablo haciendo footing, ¿verdad?

Si tenemos niños, podemos convertirlo en pequeños diablillos poniéndoles cualquier tipo de ropa roja (sin dibujos, a poder ser) y maquillándoles un poquito la cara de este color.

El resto de accesorios (los cuernos, la cola y el tridente) también podemos fabricarlos con algunas cosas que tengamos por casa pero, de todos modos, se pueden encontrar fácilmente en cualquier tienda de disfraces.

Ahora, simplemente os queda meteros en el papel pensando que sois los seres más malvados del mundo.

Un Halloween de miedo: la muerte

Seguiremos durante unos cuantos días más proponiéndoos nuevos disfraces con los que poder sorprender a vuestros amigos en la fiesta de Halloween.

Hoy lo que os proponemos es disfrazaros de la mismísima muerte. Sin duda es el disfraz que más miedo puede dar de todos, pero, eso sí, tendremos que buscar un look que no deje lugar a dudas. Todos deben empezar a temblar en cuanto nos vean aparecer en la fiesta.

Aunque hay distintas maneras de representar la muerte como personificación, la más extendida es la de un ente (no se sabe si mujer u hombre) totalmente encapuchado y vestido de negro. Además de eso, suele llevar una guadaña con la que poder cortar unas cuantas cabezas.

Como podéis observar, el disfraz en sí mismo, es bastante fácil. Si lo queréis hacer vosotros mismos podéis comprar un género negro en alguna tienda de telas. A poder ser, evitad las telas brillantes; hay que dar un aspecto de austeridad y vejez. Una vez elegida la tela, sólo tendréis que confeccionar una especie de túnica que os cubra todo el cuerpo; que llegue hasta el suelo y que una capucha bien amplia con la que buena parte de vuestra cara quede tapada.

En todo caso, si lo de coser no es lo vuestro, siempre podréis echar mano de alguna tienda de disfraces y haceros con el típico disfraz de muerte que siempre venden allí. Más o menos será igual que haciéndolo vosotros, ¡pero ahorrándoos el tiempo!

Una vez que tengamos la túnica negra, tendremos que conseguir también una guadaña. Esta, obviamente, de juguete; ¡no pongamos en peligro vidas reales! Al igual que el traje, la podremos encontrar en cualquier tienda de disfraces.

Con estos dos elementos ya tendríamos de sobra, pero si queremos darle un toque aún más tenebroso, podemos maquillarnos la cara como si fuera una calavera. Nos pintaremos toda la cara de blanco, la cuenca de los ojos de negro para simular que no tenemos y en la boca, podemos dibujarnos dientes o bien, «cosernos» los labios tal y como comentábamos anteriormente para el disfraz de zombi.

Y finalmente, el último consejo. Como siempre os decimos, si realmente queremos asustar, lo primero es meterse en el personaje, así que… ¡a robar almas!

Un Halloween de miedo: vampiro


Seguimos hoy con más posibles disfraces de miedo para conseguir ser el rey de la fiesta de Halloween.

En entradas anteriores ya os presentamos el disfraz de bruja y el de zombi, pero todavía nos quedan un montón de personajes terroríficos más. En esta ocasión os proponemos otro clásico: el disfraz de vampiro.

Aunque es, como decimos, un clásico, como puede ser un disfraz de Drácula, últimamente está especialmente de moda, gracias al éxito que están teniendo libros como la saga de Crepúsculo o series como True Blood. En realidad, con este disfraz estaremos a la última.

Este disfraz puede ser tan elaborado como queramos. La idea básica que tenemos que tener en la cabeza es que los vampiros son personas muertas, que duermen de día pero que por las noches salen a la caza de sangre fresca.

Al igual que con el disfraz de zombi, tenemos que pensar que los vampiros pueden ser cualquier tipo de persona; desde un niño hasta un abuelo. Esta característica, hace de este disfraz, un atuendo perfectamente adaptable a cualquier tipo de edad, que pueden llevar tanto hombres como mujeres y al que, además, podremos poner nuestro toque personal (vampiro sexy, malvado, tonto…)

Aunque podemos ponernos la ropa que más nos guste, siempre es preferible escoger algo negro; un pantalón y una camisa o camiseta, un vestido, una falda…lo que queramos, pero siempre es mejor que sea negro. Hay que pensar que vamos en busca de presas a las que chupar la sangre, ¡mejor no llamar mucho la atención!

Además, como también nos ocurría en el caso del disfraz de bruja, existen una serie de elementos que, obligatoriamente debemos ponernos si queremos que la gente sepa de qué vamos vestidos. Son los siguientes:

  • Una capa negra. Puede ser del tipo que queramos, pero preferiblemente de color negro y larga. Es lo que usaremos para escondernos entre las tinieblas de la noche.
  • Una dentadura postiza con dientes de vampiro, con la que podremos morder mucho mejor a nuestra víctima.
  • Sangre de broma. Podemos pintarnos un poco de «sangre» por las comisuras de los labios o bien, mancharnos los dientes con ellas para que parezca que acabamos de atacar a alguien.
Todos estos elementos, los podremos adquirir fácilmente en alguna tienda de disfraces. Y para el resto, podremos utilizar alguna prenda negra que tengamos por casa o comprar algo. Lo más importante es que cuando salgamos por la puerta, ¡nuestros vecinos corran despavoridos al vernos!

 

Los Pitufos: Disfraz en grupo y fiesta temática

los-pitufos

¿Quién no ha visto alguna vez la entrañable serie de Los Pitufos? Incluso ahora han sacado una película. Pues bien, os invito a que os disfracéis en grupo o en pareja, para Halloween o Carnaval de estos diminutos seres azules. Para el disfraz en pareja tenéis la opción de disfrazaros de Papa Pitufo y de Pitufinao de Gargamel y Pitufina. Los disfraces de pitufo son tan sencillos que os los podéis confeccionar vosotros mismos sin ninguna dificultad. Además si lo deseáis podéis organizar una fantástica fiesta temática del poblado pitufo.

Empezaremos por el disfraz casero de Papa Pitufo. Simplemente necesitáis un pantalón rojo y una camiseta azul de manga larga. Si no los tenéis os los podéis confeccionar vosotros mismos junto con unos zapatos que cubriréis de tela roja rellena de algodón para que queden del plan patuco. Podéis haceros el gorro con tela roja y rellenándolo también de algodón para darle volumen. Comprad una barba blanca o hacéosla con algodón. Para la cola haceos un pompón con algodón azul. Si queréis podéis haceros la nariz con media pelota de pingpong pintada de azul. Para las manos os podéis poner guantes azules o pintároslas de azul como la cara.

Para el disfraz casero de Gargamel necesitaremos un vestido negro hasta los tobillos de manga larga y capucha. Recortaremos 3 cuadrados de tela gris y los coseremos en ambos codos del vestido y en la zona del ombligo. También nos harán falta medias y zapatos rojos. Podemos ponernos un gorro de piscina con lana negra pegada en nuca y sienes para representar la calvicie de Gargamel. Se puede usar una nariz grande de plástico y pintarse las cejas bien negras y gruesas. Podéis llevar un gato de peluche para simular a Azrael y un cazamariposas (para cazar pitufos) o un libro grande de hechizos.

Vamos ahora con la chica pitufo. Para el disfraz de Pitufina se necesita un vestido blanco de tirantes hasta las rodillas, unos zapatos de tacón blancos, un gorro también blanco y una peluca rubia larga. Podéis usar medias azules y el resto de piel que quede sin cubrir, pintarla de azul.

El resto de pitufos se hacen con pantalones y zapatos blancos, camiseta de manga larga azul y gorro blanco. No os olvidéis de la cola. Cada pitufo tiene un atributo que lo distingue de los demás. Pitufo Fortachón es el pitufo más fuerte. Tiene un corazón tatuado en cada uno de sus brazos. Pitufo Filósofo se asume a sí mismo como el cerebro de la aldea, el pensador. Se caracteriza por sus gafas negras y redondas. El Bromista lleva un regalo envuelto con lazo rojo. El Goloso o Cocinero lleva un gorro de chef y un delantal. El Vanidoso lleva un espejo de mano redondo. El Genio lleva un lápiz sobre una oreja. El Pintor lleva una chaqueta roja con un lazo negro. El Abuelo camina ligeramente doblado con un bastón, tiene una barba larga y afilada, y usa pantalones de trabajo amarillos y lentes. Pitufo Granjero es el granjero del pueblo. Usa pantalones de trabajo verdes oscuros, zuecos de madera, y un sombrero de paja. El Panadero lleva un pan bajo el brazo. El Pescador va con la caña de pescar. Pitufo Sastre hace toda la ropa en el pueblo. Aparece a menudo con una o dos agujas de coser en su gorra y una cinta de medir alrededor de su cuello. Pitufo Ovejero esquila ovejas y usa un sombrero de lana y tijeras grandes en un cinturón.

Para hacer una fiesta temática de Los Pitufos, deberéis recrear su aldea. Con cartón, pinturas y papeles de colores podéis hacer las diferentes setas que les sirven de casita. Acordaos que las setas son rojas con manchas blancas, aunque las podéis hacer de distintos colores para darle diversidad. Si os atrevéis, probad a construir el castillo de Gargamel.

¡Pitufad de la fiesta!

Caperucita Roja: disfraz y fiesta temática

caperucita-roja

Erase una vez, una niña llamada Caperucita Roja… Todos os sabéis este cuento. Es momento de convertirlo en realidad. Desde aquí os animamos a disfrazaros en pareja de Caperucita Roja y Lobo Feroz o bien en grupo con el Leñador y la Abuelita. Tenéis la posibilidad de disfrazaros tanto en Halloween (que está a la vuelta de la esquina) como en Carnaval y además podéis montar una fantástica fiesta temática en un bosque encantado que albergue la casa de la Abuelita.

Comenzaremos con el disfraz casero de la Caperucita Roja. En realidad este disfraz por lo único que se caracteriza es por la capa roja con capucha y la cestita. Todo lo otro es a escoger según vuestras propias preferencias. La capa es muy sencilla de hacer, simplemente con tela roja, se corta la forma y luego se le cose una capucha. Acordaos de coserle dos tiras a ambos lados del cuello para poder atárosla con un lacito. La longitud de la capa la decidís vosotros, aunque acostumbra a ser de dos tipos, una corta hasta los codos, o bien una más larga hasta el muslo. Para el vestido tenéis diversas opciones. Podéis usar uno propio que tengáis estampado, tipo campestre. También podéis confeccionarlo vosotros mismos con tela blanca o floreada, añadiéndole un corpiño negro con cordones cruzados sobre el abdomen si queréis. Sería adecuado que el vestido llegase por las rodillas. Usad zapatitos negros de hebilla tipo niña, medias blancas tupidas y una cestita cubierta con tela de cuadros rojos y blancos rematada en puntilla. Para un toque final podéis pintaros los labios rojos y poneros colorete también rojo. Podéis pintaros pecas en las mejillas y haceros dos trenzas.

Vamos ahora con el el Lobo Feroz. El disfraz de lobo lo podemos hacer cubriendo de tiras cortas de lana un mono de tela marrón para simular el pelaje. Las orejas de lobo se pueden comprar o bien las podéis hacer con papel de periódico, pegamento y pintura. La cola se puede hacer recubriendo un alambre con algodón y tela marrón con tiras de lana pegadas. Podéis comprar garras o bien hacéroslas como las orejas. La cara os la podéis maquillar simulando un lobo, podéis compraros una máscara o bien hacérosla vosotros mismos. Si queréis poneos lentillas amarillas. Para hacerlo más divertido podéis disfrazar al lobo de abuela con un camisón, gafas redondas y un gorro para dormir.

El disfraz de Leñador es simple. Usad una camisa de franela de cuadros, unos pantalones marrones de pana con tirantes y unas botas de montaña. Haceos un hacha y una escopeta con papel de periódico, pegamento y pintura. Poneos una barba postiza o bien pintáosla para tener más un aspecto de leñador curtido.

Para el disfraz de Abuelita sencillamente necesitáis un camisón de los antiguos que llegan hasta los tobillos (si no lo tenéis os lo podéis confeccionar vosotros mismos con tela blanca), un gorro antiguo de dormir (uno de disfraz de sirvienta puede servir), unas zapatillas de estar por casa y unas gafas pequeñas redondas (si no tenéis os las podéis hacer con alambre).

Centrémonos  finalmente en la fiesta temática. Podéis ambientar vuestra casa o local en un bosque de cuento con árboles de cartón, flores de papel, piedras de colores, etc. En el centro podéis situar la casita de la abuelita, tipo cabaña, pequeña y de madera (la podéis hacer con cartón). No os olvidéis la chimenea (podéis dibujarle el humo saliendo si lo deseáis). También podéis poner una cama para interpretar un poco el cuento.

Espero que os hayan servido las ideas y que disfrutéis de la fiesta. ¡Colorín colorado, este cuento se ha acabado!

Alicia en la fiesta de las maravillas

alicia-país-maravillas

¿Quién no ha soñado con ser Alicia y adentrarse en el País de las Maravillas? Pues bien, ahora tenéis la oportunidad de hacerlo tanto en Halloween como en Carnaval con vuestros disfraces en grupo y su correspondiente fiesta temática de esta maravillosa película Disney.

Podemos empezar por las invitaciones a la fiesta. Estas podrían imitar las cartas de póker, tan significativas en el cuento. Las puedes elaborar fotocopiando cartas reales, o bien dibujarlas tú mismo. A la persona más especial para ti podrías mandarle la reina de corazones, si lo deseas. En las invitaciones podrías escribir: “Alicia te invita al País de las Maravillas, lugar mágico del que no querrás salir”. Para la decoración de la sala puedes realizar árboles, flores y setas de cartón para luego pintarlos con colores bien vivos. Si lo deseas también puedes hacer recreaciones de los personajes de la película. Decora la fiesta con colores azules y blancos que representen a Alicia. Cuelga cartas de juego por las paredes y esparce otras por la mesa del buffet. La mesa la podemos ambientar en la escena de la película donde aparece el Sombrerero Loco con la liebre y el lirón tomando el té. Sitúa en la mesa diversas teteras clásicas de porcelana con té. Coloca tacitas y cucharillas a juego con las teteras y pon también terroneras de azúcar de estilo inglés. Podemos añadir las típicas pastitas/galletitas de té. Puedes poner una mesilla de cristal con pastelillos cuadrados que pongan “cómeme” escrito con sirope y frasquitos de cristal con bebidas de colores en el interior, cubiertos con tapones de corcho y con una etiqueta que les cuelgue del cuello que rece “bébeme”.

Si realmente quieres sorprender a tus invitados y se te dan bien las manualidades, construye y pega un castillo de cartas y si lo deseas, con cartón y pinturas crea el castillo de la Reina de Corazones. Alrededor del castillo puedes colocar rosales de cartón de rosas blancas, simulando que algunas están medio pintadas de rojo, tal y como sucede en el cuento.

Sería divertido si se organizaran diversos juegos alrededor de la temática de la fiesta. Uno de ellos puede ser jugar al póker. Otro podría ser el de esconder la llave que abre la puerta para acceder al País de las Maravillas para encontrarla. También se puede jugar a la “deliranza”, donde todos tienen que bailar de forma alocada y gana el que mejor lo haga.

Con todas estas ideas conseguiréis una fiesta maravillosa en un lugar único. “¡Disfrudelirad!”.