Representando la Natividad: disfraz de María

Es corriente que en los colegios los niños representen funciones de Navidad. En estos casos, siempre hay unos cuantos que deben disfrazarse de la conocida como Sagrada Familia (María, José y el niño). Si queremos confeccionar uno de estos disfraces en nuestras casas, podremos encontrar una serie de pautas que nos servirán de ayuda en este post.

Respecto al disfraz de virgen María, debemos buscar en nuestras casas una sábana blanca vieja de la que no nos importe demasiado deshacernos. Una vez la hayamos seleccionado, la cortaremos en dos pedazos. Uno de ellos será anudado de forma que servirá de túnica: es decir, sobre uno de los hombros y dejando el opuesto al aire. No obstante, convendría coserlo, especialmente para que no exista posibilidad de que se le caiga. En todo caso, deberemos abrigar por debajo de la túnica a nuestra hija lo más posible, para que no pase frío. Si somos muy torpes con la aguja y el hilo, una opción para fijar la túnica es usar imperdibles.

En lo que respecta al otro extremo de la sábana que cortamos al principio de la elaboración, lo emplearemos para confeccionar una cofia. De este modo, lo colocaremos sobre la cabeza de nuestra hija, dejando su cara al aire libre, y lo aseguraremos con un nudo. De este modo, hará las funciones de velo. No obstante, si nuestra hija tiene el pelo largo, queda más bonito que dejemos algunos mechones por fuera de éste mismo. Además, queda bien que sea demasiado largo. Podemos hacer pruebas con nuestra hija hasta que nos sintamos satisfechos en función de nuestro criterio personal.

Por otro lado, la túnica deberá sujetarse a la cintura con una cuerda o pañuelo grande que tengamos en casa, a modo de fajín. Por otro lado, si queremos representar el momento previo a la natividad, deberemos confeccionar una barriga de embarazada, sujetando un cojín con una cuerda o lazo en torno al vientre de la niña. Si va a estar en interiores, podemos guardar unas sandalias para que se ponga en los pies.

Si queremos que el disfraz de virgen sea independiente de los demás miembros de la Sagrada Familia, podemos hacer que María lleve un muñeco que haga las veces de su hijo envuelto en una manta.

También podemos maquillar a la niña también con tonos muy claros, pintando breves coloretes rosados sobre las mejillas y aplicando brillo sobre los labios.

En el caso de que queramos confeccionar un disfraz de niño Jesús, basta con que sigamos el procedimiento descrito para confeccionar la túnica de María. No obstante, sería conveniente tener que cuenta que, a no ser que se trate de un niño muy pequeño el que se va a disfrazar, este disfraz resultará muy poco convincente.

Disfraz de ángel

Si en lo que respecta a las fiestas de navidad de nuestros hijos deseamos inclinarnos por un clásico disfraz navideño, con connotación cristiana, la opción de vestirlo de ángel puede ser muy divertida.

En primer lugar, hemos de conseguir unos leotardos blancos, disponibles en mercerías o cualquier tienda de moda infantil, especialmente por estas fechas (debido al frío). Por otro lado, hemos de conseguir una camisa blanca. Lo más importante a la hora de seleccionar la más adecuada es que le quede lo más larga posible. Si nuestro hijo es niña, también podemos hacernos con un vestido blanco o camisón.

En la parte inferior de la camisa –o vestido– hemos de coser o pegar una tira frondosa de espumillón. A ser posible, éste debería ser dorado o plateado.

Por lo que respecta a las alas, podemos inspirarnos en el post en el que explicamos cómo elaborar una alas de hada; no obstante, si las que vamos a confeccionar son para un ángel deberán ser más sencillas. Si son coloreadas, sus tonos deben ser pastel y sus formas más sobrias.

Una alternativa a estas alas es fabricarlas con cartulina o cartón. Después las coseríamos a la camisa o las sujetaríamos con imperdibles, aunque también podemos coser –o pegar– unas gomas elásticas para que las luzcan a modo de mochila. Si decidimos hacer nuestras alas con estos materiales, convendría decorarlas con bolitas de algodón y brillantina, para que resultasen más vistosas.

Por otro lado, deberíamos coger una tira más pequeña de espumillón plateado o dorado y confeccionar una coronita para el ángel. Esta puede ir directamente sujeta en la frente del niño. En caso de no disponer de este material, sería óptimo que la fabricásemos con papel de aluminio.

Si queremos que el halo del ángel esté elevado, tenemos una alternativa. Deberemos disponer de una diadema que se ajuste adecuadamente a la cabeza del niño u de alambre. Al trabajar con este material, hemos de tener mucho cuidado y no dejar puntas que puedan herirlo: una buena forma de solventar estos inconvenientes será forrar los extremos del alambre que queden a la vista con cinta de carrocero. Éste se atará, por uno de sus extremos a la diadema; después se moldeará en dirección ascendente. Por otro lado, se realizará un círculo con otro extremo de alambre y sujetado por cinta de carrocero. Después lo forraremos con papel de aluminio o espumillón. A continuación, ataremos nuestro halo al alambre que asciende desde la diadema y camuflaremos la conexión con más papel de aluminio o espumillón.

Como toque final, sería bonito disponer de un poco de purpurina con la que maquillar las mejillas de nuestro ángel llegado el momento de lucir su disfraz. También podemos pintarle motivos navideños –no demasiado llamativos– en las mejillas.

Trajes de pastorcillos

Imagen tomada de www.disfraland.com

Según cuenta la Biblia, cuando nació el niño Jesús en Belén, un ángel se apareció a los pastores de la zona, que se estaban cuidado a sus ovejas al aire libre, afirmando que había nacido un niño que debían adorar. Así, estos se dirigieron al Portal de Belén con todo tipo de ofrendas, adelantándose a la visita de los Reyes Magos de Oriente. He ahí el origen de la tradición de los regalos.

Por esta razón, durante el periodo navideño, la figura del pastor se convierte en un símbolo que se repite con asiduidad: además de la inmensa cantidad de representaciones pictóricas de aquellos pastorcillos, éstos también aparecen como protagonistas en las letras de muchos villancicos.

En esta línea, el traje de pastoricillo es uno de los favoritos para los niños. Y uno de los más fáciles de confeccionar. En este post vamos a explicar las pautas básicas para que vistas a tu hijo de pastor.

En lo que respecta a la versión femenina del disfraz, habremos de conseguir los siguientes elementos: leotardos blancos, falda roja, camisa blanca, zapatos o botas oscuros y un pañuelo rojo para la cabeza. También podemos elaborar en casa un corpiño o corsé negro con fieltro: basta con recortar un rectángulo con este material; habremos de efectuar, a continuación, dos agujeros para los brazos. Para terminar, podemos coser unos cuantos botones rojos en la parte delantera del corpiño, donde se anudará el mismo. Para finalizar, podemos pintar en las mejillas unos coloretes rosados.

En cuanto al niño, hemos de conseguir unos pantalones de pana marrones, negros o rojos, botas o zapatos oscuros, camisa blanca o clara y un chaleco negro o marrón, a juego con los pantalones. Éste también podrá ser elaborado con fieltro. La principal diferencia con el corpiño de la pastorcilla es que deberá ser más holgado. Por otro lado, podemos coser en los bordes tiras de piel de cordero. También podemos hacerle un gorro con el mismo material.

Para ambas versiones del disfraz, puede confeccionarse un cinturón con una tira de piel de cordero: éste podrá coserse a la parte superior del pantalón o la falda, o en el caso de la pastorcilla, anudado en la parte posterior con un lazo. Por otro lado, sería interesante que nos hiciésemos con un palo largo que hiciese las veces de cayado; no obstante, si nuestro hijo aún es muy pequeño deberemos tener cuidado. Éste podrá ser decorado en su empuñadura con motivos navideños, como tiras rojas o ramitas acebo o muérdago que sujetaremos con una goma elástica o similar.

Podemos tener en cuenta que las ofrendas más corrientes entre los pastores de la historia bíblica y según la mitología navideña son las ovejas y corderos de sus rebaños. Esto podrá representarse si le damos al pastor un peluche que pueda llevar con él el día que se disfrace.

Duendecillos caseros

En Navidad, cuando la Estrella Polar brilla más que nunca, los gnomos o duendes navideños aparecen a través de luces de colores que atraviesan el cielo. Estos personajes de la mitología occidental suelen ser representados como seres mágicos y afables que visten con botas, prendas de colores y campanitas; por otro lado, son los responsables de la fabricación de los regalos que Papá Noel reparte a los niños.

La leyenda cuenta que la mayor parte de los duendes son ancianos, sin embargo, en la práctica los hay de todas las edades. Es más, por su reducido tamaño, son los niños los que mejor pueden representar su papel. No obstante, cualquiera puede disfrazarse de duende con las siguientes pautas.

Aunque los duendes son de diversos colores, el suyo por excelencia es el verde. Para elaborar tu disfraz o el de tu hijo deberás conseguir unos leotardos verdes o, en su defecto, unos pantalones ceñidos del mismo tono; también habrás de hacerte con una camiseta en una tonalidad semejante. Sobre estas prenda apenas deberás colgar unos cuantos cascabeles, para que suenen cada vez que te muevas suenen y aporten un toque de sentido del humor a tu disfraz.

Respecto a la camiseta, también podemos optar por el color rojo. Hemos de tener en cuenta que una buena combinación de tonos verdosos y rojizos aportan una estética plenamente navideña a nuestro diseño.

Si somos hábiles con la aguja, podemos conseguir una camiseta más larga de lo habitual y recortar la parte baja en picos, de cada uno de los cuales se podrán colgar cascabeles de mayor tamaño.

En el caso de que nuestra camiseta sea verde, deberemos encontrar uno o varios pañuelos rojos para el cuello y viceversa. De éstos podremos colgar más cascabeles; también tenemos la opción de usar más pañuelos con cascabeles a modo de cinturón.

A continuación, deberemos fabricar nuestro gorro siguiendo las instrucciones del post Crea tu gorro de Papá Noel. En este caso, necesitaremos fieltro, en principio verde; no obstante, también lo podemos combinar con fieltro rojo, dejándonos guiar por nuestro gusto personal.

Por otro lado, con fieltro rojo forraremos las zapatillas, zapatos o botas que el duende se vaya a poner. Una buena opción es que las terminemos en pico y les pongamos un cascabel en la punta o unos pompones blancos. Además, podemos conseguir unos cordones vistosos, o fabricar los nuestros con trenzas de lana de colores.

Si el disfraz es para una mujer, necesitarás una falda: o bien por encima de los leotardos, o sin éstos. Puedes decorar la falda cortando los bajos en picos y agregando cascabeles en sus esquinas. Si tienes el pelo largo, hazte trenzas o coletas.

Al disfrazarnos, deberemos recordar que el traje debe completarse con un toque de maquillaje: unos coloretes rojos o rosas y quizá unas pecas bastan. Si queremos representar a un duende anciano, hemos de conseguir una barba larga postiza.

Disfraz de árbol de Navidad

En todos los colegios y guarderías se organizan fiestas de Navidad para los niños como colofón a la entrega de notas y de las ansiadas vacaciones. Si estas fechas ya suponen un trabajo añadido para todos los hogares (decoración, gastronomía, compra de regalos), con su consiguiente desembolso, los profesores de nuestros hijos nos encargan unos deberes extraordinarios: conseguir un disfraz para que luzcan en estas fiestas.

Versión japonesa del disfraz de árbol de Navidad para adultos

No obstante, podemos tomarnos esta trabajo extra como una oportunidad para desarrollar nuestra creatividad. Sería muy recomendable que fuésemos nosotros mismos los que confeccionásemos el disfraz de nuestro hijo. Por otro lado, si le implicamos en el esfuerzo que realizamos, y la invitamos a colaborar, puede divertirse enormemente y disfrutar, con nosotros, de un momento único.

Pues bien, una idea bastante curiosa para un disfraz infantil, es la vestir a nuestro hijo de árbol de navidad. En primer lugar, deberemos conseguir unos leotardos verdes. Por otro lado, para la parte superior, deberemos conseguir una prenda –preferiblemente abrigada, dado el frío que hace en estas fechas– del mismo color. Intentaremos que ambos tonos verdosos sean coincidentes. Si se trata de una niña, es recomendable que nos hagamos con un vestido de manga larga no demasiado largo y cuya falda se ensanche en la parte baja. Por otro lado, sería recomendable que llevasen unos zapatos o botas marrones o negras.

Si tenemos unas mínimas nociones de costura, sería adecuado recortar dos triángulos de fieltro verdes y grandes, del tamaño del cuerpo de nuestro hijo, que coseríamos a la base descrita. Por supuesto, para esto deberíamos dejar hueco para que pueda sacar los brazos.

A continuación, hemos de hacernos con tiras de espumillón de diversos colores. Éstas habrían de coserse igualmente. Una mayor variedad de tonos, garantiza un disfraz más vistoso.

En cartulinas de colores, debemos dibujar círculos para después recortalos: éstos harán las función de bolas navideñas que cuelgan del árbol. No obstante, irán pegadas al fieltro, de forma que no se caigan y repartidas a nuestro gusto. Hemos de tener en cuenta que si le ponemos bolas auténticas al disfraz, lo más posible es que se rompan, lo cual es peligroso para nuestros hijos.

En último término, debemos extraer una estrella grande a partir de una cartulina amarilla o, mejor aún, de un cartón que después pintemos con acrílicos. En uno de los vértices de la estrella efectuaremos un agujero, que servirá como sujección. Pasaremos un hilo o cuerda por éste y lo anudaremos a una diadema del color del cabello de nuestro hijo, para que pase inadvertida.

Para finalizar, a la hora de disfrazar a nuestro hijo conviene que le pintemos en las mejillas unos coloretes rojos y una estrella dorada alrededor de uno de sus ojos.

Si deseamos completar el disfraz con un toque divertido, en la parte inferior del fieltro podemos coser regalitos que cuelguen.


Disfraz de Muñeco de Nieve

Aprovechando que esta mañana se ha desatado la primera nevada navideña en Madrid, vamos a inspirarnos en los fenómenos meteorológicos para seleccionar el disfraz sobre el que hablaremos en el post del día.

La opción de vestirse de muñeco de nieve es, sin duda, original a la par que divertida. Además, puede ser elegida tanto por adultos como por niños, independientemente de su género; y, lo que es mejor, es muy sencillo a la hora de si deseamos ser nosotros mismos los que lo fabriquemos.

Como elemento básico, deberemos hacernos con unos leotardos de color blanco y una camiseta blanca de manga larga. La típica camiseta interior de algodón es una buena referencia. En lo que respecta a los leotardos, si somos adultos, puede que sintamos un poco de vergüenza si no nos ponemos nada más. Cuando nos disfrazamos debemos intentar sentirnos cómodos. De este modo, podemos suplir esta carencia, en el caso de las mujeres, con una falda blanca corta y, para los hombres, con unas bermudas del mismo color.

Una vez que disponemos de estos elementos, debemos coser a nuestra camiseta tres botones negros grandes. También nos pondremos unos zapatos de color negro.

En otro orden de cosas, sería interesante completar nuestro disfraz con un bombín de negro y una larga y colorida bufanda. También podemos cubrir nuestra cabeza con el típico gorro invernal. Si usamos un bombín y no nos importa estropearlo, podemos decorarlo con pintura acrílica. Dibujaremos puntitos que hagan las veces de los copos de nieve que continúan cayendo sobre el muñeco.

Una opción alternativa es recortar cuatro círculos de fieltro blanco en parejas, una de las cuales, sea más grande que la otra. En este caso, coseremos las parejas por los laterales, dejando aperturas para que podemos introducirnos dentro. El círculo de mayor tamaño se colocará bajo la cintura del muñeco de nieve, haciendo las veces de bola inferior, así como la más sobre el tronco de la persona que se va a disfrazar.

Para finalizar, deberemos prestar atención a nuestro maquillaje. No olvides ponerte crema hidratante sobre el rostro antes de aplicar la pintura. En primer lugar, cubriremos todo nuestro rostro y la parte visible de cuello con pintura blanca, de forma uniforme. A continuación, colorearemos nuestra nariz con pintura naranja, simulando una nariz de zanahoria. Por otro lado, si coloreamos nuestros párpados de color negro con maquillaje: sombra o oscura o lápiz para raya de ojos, simularemos botones.

Para finalizar, puedes atar unas ramas de árbol a tus brazos con gomas elásticas. Como la camiseta que llevas es de manga larga, no se verán las sujeciones. Si quieres, para disimular tus manos, puedes ponerte unos guantes blancos.

Un último consejo: sal a la calle y hazte una foto en una explanada nevada para inmortalizar la navideña estampa de tu disfraz.

Maquillaje de hada

Una buena excusa para disfrazarse de hada, es la cena de nochevieja. Si vas a acudir a una fiesta, podría ser divertido aparece con las alas que describimos en el post anterior. Junto con ellas, un buen maquillaje puede lucir tu disfraz enormemente. Por esta razón te ofrecemos una propuesta para que completes tu atuendo mágico.

En primer lugar, debes aplicar una base de maquillaje en el ojo y en el extremo externo de éste, sobre la mejilla. En su lugar, puedes aplicar directamente pintalabios mate rojo o rosa y difuminarlo. Sobre esto hemos de añadir sombra de ojos de un tono similar. Para ello, hemos emplear un lápiz plano eliminando, de forma previa a la aplicación, el exceso de sombra.

A continuación toma una sombra verde para combinarla con la base creada. Comienza desde la línea externa del ojo, moviéndote después hacia dentro para darle forma al pliegue. Pinta sobre el rosa en el rabillo del ojo y después aplica el verde sobre el párpado, configurando una línea difuminada más suave.

Prosiguiendo con las sombras, necesitarás un color claro o champagne. Esta sombra la aplicarás sobre la línea verde superior y se extenderá en dirección ascendente hasta parte inferior de la ceja. Aprovecha para peinar y darle forma a tus cejas. Después, pinta la raya superior de tu ojo, a ser posible con un pincel. Para rematar el extremo de base, sigue la línea inferior de tu ojo hacia arriba. Con un pequeño triángulo, podrás conectar las líneas de la base y la sombra de tu ojo. Ponte máscara de pestañas o hazte con unas postizas.

Para completar el maquillaje de tus ojos, agrega lápiz blanco en la línea del lagrimal, a modo de raya inferior y un punto de luz en la esquina interna del ojo con este mismo accesorio. Con un poco de brillo labial de colores y mucho cuidado, puedes repasar esta línea. No obstante, hazlo por la parte exterior.

Después, cubre tus ojeras e imperfecciones del resto de tu cutis con una base líquida y polvo a continuación. Más adelante, píntate unos ligeros coloretes con una brocha: aplica polvo de color rojo o rosa sobre los pómulos y difumina el color con una esponja. Si lo deseas, puedes ampliar la zona de aplicación por el contorno de tu cara, en dirección ascendente, hasta el extremo de tu frente. Sobre el colorete, aplica purpurina o polvos brillantes. Puedes completar tu maquillaje con lentejuelas empleando pegamento.

Plantéate un maquillaje asimétrico: queda mucho más bonito que uno de los lados de tu cara esté más recargado que el otro; incluso, que uno de ellos conserve apenas la base y correspondiente sombra sobre el párpado, pero nada en la mejilla.

Para finalizar, pinta tus labios y rematalos con brillo.

Y, por supuesto, ofrece a tu maquillaje un toque personal. Por ejemplo, una flor sobre tu pelo, o puede que algún toque navideño, como una ramita de muérdago.

Disfrázate de hada por Navidad

Aunque el disfraz de hada no responda a la clásica mitología navideña, en estas fechas es muy común disfrazarse de este personaje. Por un lado, bastará con que consigáis un vestido fino de tirantes y unos zapatos o sandalias bonitos. Pero la clave de este disfraz, y aquello en lo que nos vamos a centrar, son las alas.

En primer lugar, tenemos que hacernos con un alambre grueso (blanco a ser posible) que pueda moldearse con nuestras propias manos.

Con éste configuraremos el esqueleto, es decir, el contorno, del ala. Es importante que por ambos extremos nos sobren algunos centímetros, que deberán coincidir con la parte inferior del ala. Cuando hayamos obtenido la forma deseada, los enrollaremos y aseguraremos con cinta de carrocero u otro material similar. Ya fijados, si el alambre sobrante es demasiado largo, lo cortaremos con unos alicates. En este punto tenemos dos opciones: crear apenas dos alas simétricas o construir alas dobles, para lo que necesitaríamos cuatro esqueletos de alambre.

El siguiente paso es bastante sencillo: para ello necesitaremos unas medias blancas o calcetines ejecutivos del mismo color. Introduciremos cada esqueleto en una media, de forma que la tela quede tirante y aporte consistencia al conjunto del ala.

A continuación, haremos agujeritos de diversos tamaños en los bordes de las alas. Una buena técnica es quemando las medias con un objeto caliente (nunca directamente con fuego): podéis encender una cerilla y aprovechar el calor que aún desprende cuando está recién apagada; o con barritas de incienso.

Una vez habéis terminado con esto, ha llegado el momento de dibujar. Con un rotulador podéis marcar unas referencias o hacer formas como estrellas o círculos. Cuando estéis satisfechos, debéis colorear el ala con pintura acrílica y pinceles de diferentes tamaños. Si vuestra idea es disfrazaros de hada navideña, quedaría muy bien que emplear tonos dorados y plateados con colores verdes o rojos. No obstante, conviene que tener en cuenta el tono del vestido que os vais a poner junto con las alas. Recordad que no es necesario que coloreéis el ala completamente: unos austeros ornamentos pueden ser mucho más bonitos que un ala completamente recargada.

Cuando la pintura se ha secado, puedes rematar tu creación con purpurina, lentejuelas o tachuelas que pegaremos con cola de contacto.

Para terminar, uniremos las alas entre sí con cinta de carrocero, fijándolas bien. Después, la disimularemos cubriéndola con una cinta de color grisáceo anudando una ristra de lazos de colores largos y finos en este punto. También podemos pegar flores u ornamento varios, como mariposas hechas con cartulina de colores.

¡Y ya ha llegado el momento de disfrazarte!: cóselas a tu vestido y luce tus alas a la altura que más te guste.

Navidades sexys, ¿por qué no?

Aquí tenemos un ejemplo de versión sexy de la Señora Claus

Llegadas las fechas Navideñas, en la calidez de nuestros hogares, damos rienda suelta a nuestra creatividad. Decoramos nuestras casas, cantamos villancicos, nos esmeramos en la elaboración de platos suculentos y exprimimos nuestros recursos para sorprender a nuestros seres queridos con sus regalos. Igualmente, el buen ambiente generado y el tiempo libre, nos permiten mimarnos a nosotros mismos un poquito más que de costumbre. No sólo nos permitimos pequeños o grandes caprichos que no solemos darnos durante el resto del año, sino que nos cuidamos un poquito más. Buscamos prendas bonitas para lucir en las fechas señaladas, cuidamos nuestro cabello y nos maquillamos con esmero. Todo este mecanismo no tiene por qué vivirse como una espiral de derroche consumista. Podemos aprender que lo que estas fechas encierran es un juego.

Hablando de juegos, el primero por excelencia, es el del disfraz. Cuando éramos niños, jugábamos a interpretar roles que no nos pertenecían: indios, papás, profesores, brujas, princesas, robots, piratas o cualquier cosa que se nos ocurriese.

Una gran señal de que la Navidad es un gran juego en el que todos participamos es nuestra tendencia a disfrazarnos. No sólo los niños, los adultos, también participamos, aunque en menor medida, en esto. La Navidad construye en nuestros hogares un paraje atípico. Y lo bueno que tiene es que nos da la posibilidad de volver a jugar. Por unos días, a los mayores se nos permite retomar la alegría y emoción que se borró con el paso de los años y el acoso de las responsabilidades de la vida adulta. Y, ¿por qué no aplicar estas novedades al dormitorio?

Por todos es conocido la imagen de la típica Señora Claus sexy. Para elaborar este disfraz basta con hacernos con un gorro de Papá Noel y cualquier prenda roja: un camisón, un conjunto de lencería o una minifalda y una camiseta sugerente. Después, podemos completarlos con unas botas negras o rojas, a gusto del consumidor o incluso con unos zapatos de tacón alto.

Sin embargo, no es muy corriente encontrar la versión sexy de Papá Noel. No obstante, muchos padres se disfrazan del emblemático bonachón para jugar con sus hijos. Y yo me pregunto, ¿por qué no hacer un uso 2×1 con nuestro disfraz? Nuestra pareja también tiene derecho a llevarse su parte.

Si tenemos un disfraz de Papá Noel, basta con que nos quitemos el traje, nos dejemos el gorro y nos pongamos ropa interior roja. Por otro lado, podemos emplear el saco de los regalos de Papá Noel para introducir productos íntimos con los que agasajar a nuestro compañero: jabones, cremas para masajes, velas, juguetes sexuales, etc. Todo es investigar, quizá nos guste, quizá no. En todo caso, es una oportunidad perfecta para reírnos disfrazados.

Disfraz de Mamá Noel

Aunque la figura de Papá Noel está inspirada en San Nicolás de Bari, obispo del s. IV y, consecuentemente, célibe, la evolución del icono de nuestro mítico personaje ha dejado espacio para la aparición de la Señora Claus. Al parecer, esta vive en el Polo Norte junto a su marido, al que ayuda a preparar los regalos y a valorar el comportamiento de los niños durante el año.

La señora Claus —cuyo nombre de soltera es Mary Christmas, por el juego evidente de palabras en inglés—, tradicionalmente ha sido representada como una ancianita rechoncha con vestido rojo y delantal blanco. Muy tapadita ella, al estilo de una abuela tradicional. Por otro lado, cabe destacar, a modo de curiosidad, que se usa a esta mujer como excusa de que Papá Noel no tenga hijos, pues se la considera estéril. Esto daría razones a que Papá Noel sienta una especial debilidad por los infantes.

Pese a que el disfraz de Papá Noel es mucho más corriente que el de su señora, es habitual que muchas parejas del todo el mundo, quieran representar la emblemática estampa casera de la fábrica de juguetes del Polo Norte. Si tu objetivo consiste en convertirte una Señora Claus (o Noel) completa, y deseas confeccionar tu propio disfraz, aquí te presentamos los elementos que habrás de tener en cuenta.

En primer lugar, habrás de confeccionar un gorro al estilo de Papá Noel, el cual te explicamos en el post Crea tu gorro de Papá Noel. No obstante, puedes conseguir un gorro de ducha y forrarlo con fieltro rojo (así como adornarlo a tu gusto cosiendo puntillas blancas: si no sabes hacerlas, puedes comprarlas en mercerías).

Por otro lado, debes conseguir un vestido rojo, corto o largo, a ser posible de tela gruesa, pues en el Polo Norte hace mucho frío. Si el vestido no tiene mangas, o las tiene cortas, deberás conseguir una camisa blanca holagada. Además, si la falda no es muy larga, lo cual es preferible, convendría que te hicieses con unos leotardos blancos.

A continuación, y siguiendo el procedimiento explicado en el post Crea tu disfraz de Papá Noel: los detalles marcan la diferencia, deberás rematar la mangas, el bajo de la falda y, a ser posible el cuello.

Si tienes un delantal blanco, podrás usarlo. En todo caso, con fieltro y algodón o piel de cordero, podrás construir un delantal similar. Recuerda que habrás de recortar un rectángulo que haga las funciones de delantal y una larga tira que coserás a uno de los extremos de éste. Ésta deberá ser un poco larga, pues servirá para anudarlo a tu espalda.

Por otro lado, necesitas conseguir unos zapatos negros o unas botas. Si dispones de unas botas, acuérdate de rematarlas con tiras de piel de cordero.

Por último, intenta conseguir unas gafas que puedes llevar puestas o colgando con una cadeneta que fabriques con lana.