Un Halloween de miedo: brujas

disfraces-de-brujaTal y como comentábamos en la entrada anterior, durante los próximos días os haremos distintas propuestas para disfrazaros en Halloween.

Si disfrazaros de zombi es demasiado para vosotros o, simplemente, no os apetece, hoy os traemos otro clásico: bruja.

El disfraz de bruja se adapta a todos los estilos (desde el más sexy hasta el más tradicional), a todas las edades y a todos los sexos (¡sí, también existen los brujos, aunque sean menos frecuentes!).

Empecemos pues por la cosas más básicas:

  • Un sombrero negro y puntiagudo, si tiene ala ancha mejor puesto que podréis taparos un poco la cara y dará un aire más misterioso.
  • Una nariz postiza de bruja (llena de verrugas y de un tamaño bastante grande) o bien, una masilla para hacer heridas o cicatrices si queréis hacer vuestras propias verrugas. Ambas cosas se pueden encontrar fácilmente en una tienda de disfraces cualquiera e, incluso, si ya estamos en plena época de fiestas de Halloween, en alguna gran superficie.
  • Una escoba (con cerdas que no sean de plástico, pues quedaría un poco extraño…).

Pues bien, simplemente con estas tres cosas básicas ya podremos decir, al menos, que vamos disfrazados de bruja/o. Digamos que son los «ingredientes básicos» de cualquier bruja/o que se preste.

En cualquier caso, podremos añadir un montón de elementos más para que nuestro disfraz deje a todos con la boca abierta.

La ropa que llevemos puesta también es importante. No es lo mismo una bruja/o con chándal que uno vestido como tiene que ser. En el caso de las chicas, la mejor opción es escoger una falda por debajo de la rodilla y no muy apretada (aunque, como decíamos al principio, también podremos ir de bruja «sexy»…). Y para la parte de arriba una blusa, a poder ser con algún que otro encaje. Para el calzado, unos botines con cordones y un poco de tacón, o bien, algún tipo de zapato que acabe en punta. Y lo más importante, todo ello tiene que ser negro; todos sabemos que a las brujas de verdad no les gustan mucho los colores alegres.

En el caso de los chicos proponemos dos atuendos; o bien unos pantalones de cuero y una camisa ancha o bien, una túnica hasta los pies. Todo depende del look que más le guste. Como en el caso del disfraz de mujer, todo deberá ser negro.

Para terminar, y como os decíamos en la entrada anterior, lo más importante de los disfraces es meterse en el personaje…¡que se os note que sois unos brujos malvados con ganas de echar alguna maldición!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *