Una pareja de cine

El cine nos ha dado parejas inolvidables y podríamos escoger entre muchas de ellas a la hora de decidirnos por un disfraz en pareja inspirado en el celuloide. Pero hoy vamos a proponer dos clásicos que no solo siguen estando presentes en la mente de todos, sino que son sencillos de realizar y de reconocer por cualquiera.

El primero de ellos se puede conseguir con prendas que tenemos por casa y el segundo es barato y fácil de encontrar en cualquier bazar o tienda de disfraces en todas las ciudades. Como se trata de dos propuestas muy vistas vamos a darles un toque diferente para hacerlos un poco más divertidos.

Charlot, un clásico que no pasa de moda

Charles Chaplin en su clásico personaje de Charlot al que debe su fama, nunca pasará de moda en el mundo del cine. Pero tampoco pasará de moda en el mundo de los aficionados a los disfraces ya que es un atuendo muy fácil de conseguir, apto para los dos sexos y divertido para mayores y para niños.

Conseguir transformarse en Charlot no es en absoluto complicado, tan solo necesitas un traje negro, da igual corte o condición. Un bastón que siempre puedes suplir por un paraguas si no deseas comprar uno a propósito para el traje. Un bigote que bien puedes pintar para no preocuparte de si cae o no cae y su peculiar sombrero.

Y es que lo principal de este traje no son tanto los detalles del mismo como la personalidad que le quieras dar, caminando como solía hacerlo el cómico más famoso de todos los tiempos, balanceándose hacia los lados de un modo muy característico y que tantos han tratado de emular.

Pero si lo que queréis es ser una auténtica pareja de cine…Charlot debe de ser ella, sin duda.

Marilyn, la leyenda eterna.

Y para él otro clásico que tampoco morirá nunca. La rubia más famosa del celuloide, el símbolo erótico de toda una época que ha sabido seducir por igual a hombres y a mujeres de distintas generaciones con su mezcla de sensualidad y fragilidad. Esa rubia que parecía tonta pero que siempre se salía con la suya en sus inolvidables y divertidas comedias.

Por muy poco podrás conseguir el atuendo completo: la peluca rubia y el inmortalizado vestido blanco de vuelo que tan malas pasadas le jugaba a Marilyn al pasar por una salida de aire de una acera